fbpx

Cómo evitar que el frío haga daño a una piel seca y escamosa

tienes la piel seca y escamosa combate el frio con estos x consejos
16
Dic

¿Tienes la piel seca y escamosa? Combate el frío con estos 9 consejos

Las personas que tienen la piel seca y escamosa sufren mucho más en invierno, ya que las temperaturas frías de esta temporada resecan mucho más la piel y hacen que esté más apagada y sensible. ¿Se puede evitar que se potencien estos efectos con el frío?

Cómo evitar que el frío haga daño a una piel seca y escamosa

Cualquier temporada del año causa efectos más o menos graves a nuestra piel. La primavera por las alergias, el invierno por el frío, el verano por el sol, el otoño por la humedad…

En invierno, los efectos negativos del frío sobre la piel se intensifican si esta es seca y escamosa. ¿Por qué? Porque el frío contrae los vasos sanguíneos y no permite que pase el oxígeno suficiente ni los nutrientes necesarios a nuestra piel. De este modo se reseca, ya que se acumulan células muertas y su apariencia se muestra más opaca y apagada. ¿Qué podemos hacer para evitar los estragos sobre la piel seca y escamosa en invierno?

Hidratación al máximo

Hidratar nuestra piel es crucial. Debemos elegir productos con el menor nivel de químicos, puesto que estos consiguen resecar la piel aún más. Hay que buscar los que ofrezcan una mayor hidratación, como aceite de jojoba, de almendras, etc.

Por otro lado, la hidratación interna, es decir, beber suficiente agua durante el día, también ayudará a nuestra piel a estar más sana y menos reseca.

Evita los cambios bruscos de temperatura

Siempre que dependa de ti, baja el termostato para no pasar del frío de la calle a un calor exagerado en un espacio cerrado.

No abuses del agua caliente

Es posible que no conozcas una situación más placentera que un baño caliente en invierno. Sin embargo, hacerlo tiene efectos negativos en nuestra piel. El agua caliente reseca mucho la piel y propiciará su descamación.

Olvida la espuma

Los jabones con mucha espuma suelen contener sulfatos y otros agentes dañinos para nuestra piel que, lejos de ayudar, la empeoran.

No fumes ni bebas

Tanto el tabaco como el alcohol resecan la piel debido a que deshidratan el cuerpo y cierran los vasos sanguíneos. Así evitan la oxigenación correcta de esta.

Vitaminas

La vitamina C, entre otras, así como los antioxidantes que se encuentran en muchas frutas y verduras hidratan nuestro cuerpo desde dentro y ayudan a que la piel seca y escamosa presente un mejor aspecto.

Crema de manos

Cada vez que laves tus manos, ya sea con jabón o con un gel hidroalcohólico aplica una crema hidratante que servirá de protección cuando se expongan al frío.

Usa gafas de sol

Las gafas de sol en invierno también son necesarias, ya que en muchas zonas se producen reflejos del sol que dañan y empeoran la piel seca y escamosa.

No olvides el body milk

En otros casos recordamos cuidar la cara y nos olvidamos del cuerpo. Es necesario que, tras cada ducha, hidratemos con un body milk, y mejor aún si este contiene urea.

¿Tienes la piel seca y escamosa? Opta por uno de nuestros tratamientos de hidratación facial. Pasa por nuestro centro y te informaremos de todo.