fbpx

Fotodepilación y depilación láser, ¿qué elegir?

7 diferencias entre fotodepilación y depilación laser
01
Abr

7 diferencias entre fotodepilación y depilación láser

¿A quién no le gustaría eliminar el molesto vello corporal para siempre? Gracias a los avances de la tecnología, existen métodos como la fotodepilación y depilación láser que nos ayudan a conseguirlo. Pero ¿conoces las diferencias entre ambas técnicas?

Fotodepilación y depilación láser, ¿qué elegir?

Para comenzar, queremos que sepas que la fotodepilación abarca los dos tipos de depilación: láser y luz pulsada, aunque el hecho de usar el término «luz pulsada» para diferenciarla del láser, ha llevado a muchos a confusión. ¿En qué se diferencian?

Cómo funciona el láser

  • El láser trabaja pelo a pelo. Es decir, hace una depilación más selectiva o precisa.
  • Su luz es monocromática, de modo que se absorbe mucho mejor a través de la melanina.
  • Las partículas de luz entran en la misma dirección y onda que el vello, por lo que pueden acabar con él desde la raíz.

Cómo funciona la fotodepilación

  • Su luz es policromática, es decir, de varios colores.
  • Se adapta a todo tipo de piel.
  • La luz se mueve en todas las direcciones y con distinta longitud de onda.
  • Es más lento, necesita más sesiones que el láser.

Fotodepilación o láser, ¿cuál es mejor para mi piel?

Cada una de las técnicas de depilación cuenta con ventajas y desventajas, según la piel y el vello al que se les aplique. Por ejemplo, la piel negra o muy morena, como puede ser en el caso de latinos con rasgos indígenas, no puede beneficiarse del láser, por lo que deben recurrir a la fotodepilación para terminar con el vello.

Por otro lado, aunque el láser se presenta como más eficaz y preciso, es mucho más doloroso en zonas delicadas, como la ingle o las axilas, por lo que muchas personas se deciden por la fotodepilación para tratar esa zona, aunque eso implique más sesiones. Ten en cuenta tu umbral del dolor para tomar una decisión.

También cabe mencionar que el láser es menos efectivo en las zonas con influencia hormonal, como el pecho, la espalda de los hombres o el tórax y la zona lumbar de las mujeres.

Riesgos de estos dos tipos de depilación

Ambos métodos implican riesgos, como quemaduras leves, de ahí que no sea aconsejable aplicarlos por nuestra cuenta o en centros que no sean especializados. De hecho, se han dado casos en los que incluso han aparecido manchas oscuras en la piel o ha crecido vello en la zona adyacente que se ha tratado.

Aunque, en general, el láser no debe provocar ningún efecto secundario, lo cierto es que hay algunas medidas que se deben tomar. Por ejemplo:

  1. No aplicarlo en pieles bronceadas.
  2. No es apto para embarazadas.
  3. No se puede realizar el tratamiento en la zona cercana al ojo.

Como ves, cada tratamiento cuenta con sus características  y ventajas, por lo que debes analizar tu piel y tipo de vello para que sepas cuál elegir. Te animamos a pasar por nuestro centro y que te dejes asesorar por nuestro equipo de profesionales, que está cualificado para recomendarte un tratamiento y aplicarlo.

¡Con la salud, no te la juegues!